errores que debes evitar al momento de invertir

4 errores que debes evitar al momento de invertir

Publicado por

Esto va para los que van a empezar a invertir como para los que ya lo hacen, es conveniente conocer cuáles son los errores más comunes que se suelen cometer a la hora de invertir.

No calcular bien tus necesidades

Antes de invertir tu dinero debes pensar siempre en tus necesidades por varias razones:

  1. Asegurar que tendrás dinero a la mano si surge alguna urgencia imprevista.
  1. Poder planificar bien tu futuro. Para ello, es tan importante tener en mente la cuantía de tus necesidades como tus objetivos temporales.

Hay muchos inversores que renuncian a obtener mayores rentabilidades porque no quieren inmovilizar su dinero a largo plazo pese a que su situación económica se lo permite. Otros, en cambio, invierten en activos con unas condiciones de liquidez restrictivas y pueden verse cautivos de la liquidez de la inversión cuando necesitan hacer efectiva su inversión.

La clave está en saber cuales son tus necesidades económicas para poder repartir bien tu capital en el corto, medio y largo plazo. Y por supuesto, invierte solo el dinero que no necesites.

No diversificar

Diversificar tus inversiones reduce el riesgo que asumes. Tu cartera de inversión debe estar ampliamente diversificada de acuerdo a tus objetivos de corto, mediano y largo plazo, y por supuesto, debe ajustarse a tus necesidades y perfil de riesgo. Ese sería un buen asset allocation o distribución por clases de activos.

Actualmente se puede escoger entre multitud de gestoras para invertir en distintas áreas geográficas repartidas por todo el mundo con diversas subclases de activos y monedas diferentes.

Es muy sencillo no “poner todos los huevos en una sola cesta” sino que pueden ser distribuidos de forma que, cuando una obtenga un comparativo negativo, otras lo logren positivo, reduciendo la importancia de los movimientos de cada cesta en nuestro patrimonio y, por ende, su riesgo.

No prepararte

Warren Buffett dice con rotundidad: “Tu eres tu mayor activo, con diferencia. Cualquier cosa que hagas para mejorar tu talento y ser más valioso se recompensará con mejor poder de compra. Cualquier inversión que hagas en ti la recuperarás multiplicada por diez”.

Invierte en tu formación financiera para sacar mayor partido de tus inversiones y vivir más tranquilo. Si conoces cómo se mueven los mercados y sus fluctuaciones sabrás cómo dominar el ciclo emotivo del inversor, no tomarás decisiones precipitadas y tu cartera será más eficaz.

Si eres un inversor formado tampoco caerás en inversiones de “moda” que pueden ser una ruina para un ahorrador, ni te dejarás llevar por las recomendaciones de analistas o medios de comunicación siempre muy centradas en el corto plazo.

No centrarte en el largo plazo

Las inversiones a largo plazo deberían concentrar gran parte de la cartera de un buen inversor. Está claro que también tenemos necesidades a corto y medio plazo, pero es en el largo plazo donde podemos sacarle el máximo partido a nuestros ahorros.

Los retornos históricos de la renta variable en el muy largo plazo han sido de inflación más un 5% anual. Eso sí, su volatilidad es elevada y puede llegar a registrar oscilaciones interanuales negativas. Por eso es un activo para inversiones a largo plazo que pueden soportar la volatilidad interanual a cambio de una recompensa futura.

No pensar en los impuestos, inflación o gastos

Cuando pienses en tus ganancias, piensa en el rendimiento neto de tus impuestos. Cada vez que recuperes dinero de tus inversiones tienes que pagar impuestos y es importante que lo hagas siguiendo criterios de optimización fiscal.

Debes valorar, entre otras cosas que retenciones tienen los rendimientos de capital de la inversión, en qué momento se producirán esos rendimientos con sus retenciones, el tratamiento de las ganancias patrimoniales en este tipo de inversión, si se puede diferir el pago de impuestos y si hay incentivos fiscales a determinadas formas de inversión para poder saber con precisión la rentabilidad de tus inversiones.

La inflación también forma parte esencial de la ecuación cuando se evalúan las ganancias de una inversión. Los rendimientos reales de una inversión se deben contar una vez se ha descontado la inflación.

A esto debemos sumar el simple hecho de invertir, que conlleva unos gastos. Debes pagar al gestor de los fondos de inversión en los que participes y al banco custodio de tus inversiones. Y, por supuesto, al gestor de tu cartera, si lo tienes. Si no lo tienes, deberías de pensar en contratar uno; por tu seguridad y porque tus inversiones serán con toda probabilidad más eficaces y baratas porque conseguirá reducir considerablemente tus costos de inversión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s